Programas del ICAD

 

Los Programas del ICAD, se desarrollan conforme a los lineamientos y recomendaciones de los Organismos Internacionales especializados sobre el tema del consumo de sustancias psicoactivas y la Salud Pública, con una visión integral, que incluye, un enfoque de equidad de género, de respeto y protección de los derechos humanos.

En el Plan de Acción Sobre el Consumo de Sustancias Psicoactivas y la Salud Pública, de la Organización Panamericana de la Salud-Organización Mundial de la Salud, aprobado en el 51.o consejo directivo 63.a sesión del comité regional, del 2011, se considera:

  1. En el 2010, el 50.o Consejo Directivo, aprobó una estrategia regional de salud pública para responder a los problemas de salud asociados con el consumo de sustancias psicoactivas en la Región de las Américas (documento CD50/18, Rev. 1)1. Esta estrategia, que tiene un enfoque de salud pública centrado en la prevención, la intervención temprana, el tratamiento, la rehabilitación, la reintegración social, la gestión de los sistemas de salud y la reducción de las consecuencias adversas por el consumo de sustancias psicoactivas, comprende cinco objetivos estratégicos: a) La formulación de políticas nacionales y la asignación de recursos; b) La promoción de la prevención universal; c) La intervención temprana y los sistemas de atención y tratamiento; d) La investigación, el seguimiento y la evaluación; y e) El fomento de las alianzas estratégicas.

El consumo de sustancias psicoactivas y los trastornos asociados están incluidos en la Agenda de Salud para las Américas 2008-2017 y el Plan Estratégico de la OPS 2008-2012. En el 2010, la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) de la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó una estrategia continental sobre drogas2 que incluye cinco áreas fundamentales: fortalecimiento institucional, reducción de la demanda, reducción de la oferta, medidas de control y cooperación internacional. La formulación de métodos complementarios entre la OPS y la OEA/CICAD permitiría compartir los recursos y la pericia para promover una estrategia de salud pública que se centre en la salud como un derecho humano y en el uso de políticas e intervenciones basadas en datos probatorios.

En la Declaración sobre los principios rectores de la reducción de la demanda de drogas, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su vigésimo período extraordinario de sesiones, celebrado en 1998, se establece que los esfuerzos de reducción de la demanda deben estar integrados en políticas de bienestar social y de fomento de la salud y en programas de educación preventiva de más amplio alcance. La promoción de la salud y la prevención primaria, secundaria y terciaria, en su conjunto, contribuyen al objetivo general de aliviar los problemas relacionados con el uso de drogas. Los programas de tratamiento atienden a las personas con diagnóstico de drogodependencia. Las medidas de prevención secundaria se aplican a las personas que consumen drogas considerablemente, pero que no son drogodependientes. La labor de prevención primaria, tercer elemento esencial y complementario del marco de reducción de la demanda, está orientada hacia los grupos de personas que no consumen drogas o que las consumen en menor grado. Esos grupos son mucho más numerosos que los grupos beneficiarios

En el Quincuagésimo Tercer Período Ordinario de Sesiones la CICAD OEA, define los Lineamientos Hemisféricos para la Construcción de un Modelo Integral de Abordaje Comunitario para la Reducción de la Demanda de Drogas3, en ellos, aparecen los Principios básicos de los programas de Prevención, Enfoque de riesgo y Promoción de la salud, en los que observa los siguientes niveles de prevención:

Prevención primaria, secundaria y terciaria

Según la clásica definición de Gerald Caplan (1980), la prevención puede categorizarse en primaria, secundaria y terciaria, para referirse a interconexiones del sistema de salud y anteriores a la aparición de un daño o enfermedad, a la atención del mismo una vez que se ha instalado y a la recuperación a posteriori de su tratamiento. Estos tres niveles, aplicados a la prevención de las drogodependencias se definieron de la siguiente manera: La prevención primaria parte de la suposición de que aún no hay consumo, por lo que se deben emplear herramientas que eviten el inicio del mismo; la prevención secundaria entonces, debería identificar los casos en los que ya hay consumo y donde la prevención primaria no tuvo efecto, con el fin de tratarlo y evitar otros riesgos asociados o patologías médicas y psiquiátricas que se puedan desencadenar por el consumo. Finalmente, en la prevención terciaria, lo que se intenta es rehabilitar al consumidor y evitar recaídas.

Desarrollos posteriores han complejizado el abordaje de esta temática introduciendo otros esquemas y desarrollos.

Plantearemos a continuación la aplicación del esquema clásico de la prevención primaria, secundaria y terciaria del tema del consumo de drogas y luego expondremos los desarrollos posteriores.

Prevención primaria

Evita la aparición del problema o reduce su incidencia, con la intervención de agentes de salud que trabajan en la comunidad. Puede ser específica, si su acción está dirigida a evitar una enfermedad o un grupo de enfermedades en particular, como cuando se aplican inmunizaciones; o inespecífica, por ejemplo, a través de orientar para el uso del tiempo libre o para el mejoramiento de la calidad de vida.

En el caso del consumo problemático de drogas se hace prevención primaria específica cuando se desarrollan programas centrados en brindar información sobre las drogas o en fortalecer actitudes que eviten el consumo. Se trabaja en prevención primaria inespecífica cuando se organizan, por ejemplo, actividades deportivas, culturales o laborales continuadas, que funcionan como recursos que logran motivar suficientemente a la población para alejarlos de consumir drogas.

La prevención inespecífica está presente cuando se favorece la integración social a través de la participación responsable, la actitud crítica y el respeto por las diferencias, proponiendo actividades relacionadas con los deseos de las personas, de modo de que tengan la oportunidad de encontrar espacios que propicien su bienestar.

Desde la década de los ´80 la prevención específica en los temas que nos ocupan ha sido cuestionada. Como dice Mario Picchi (1990) no puede hacerse prevención hablando de drogas: es indispensable aumentar la autonomía intelectual en los jóvenes de modo que puedan discernir y elegir frente a la manipulación, la presión del grupo, la homologación de la masa; la prevención es algo que no se delega, la hace todos los días quienes están en contacto con los grupos sociales.

La idea es que más allá de brindar información, lo importante es que ésta se encuentre contextualizada, resulte de interés para los grupos con los que se está trabajando y se inserte junto a otras actividades preventivas.

Prevención secundaria

Se basa en el diagnóstico temprano, la captación oportuna y el tratamiento adecuado de los diversos trastornos de salud. Se lleva a cabo al realizar un diagnóstico que permite una temprana identificación del daño y un tratamiento precoz. Los diversos tratamientos psicológicos, las comunidades terapéuticas y los programas de mitigación de riesgos y consecuencias adversas del consumo de drogas para consumidores problemáticos de drogas son ejemplos de este tipo de prevención.

Prevención terciaria

Busca la rehabilitación y/o la reinserción social, una vez declarado el problema. La terapia física, la ocupacional y la psicológica tratan de conseguir que los individuos se adapten a su situación y puedan ser y sentirse útiles a sí mismos y a la sociedad. Los programas llamados de “reinserción social”, desarrollados en algunas comunidades terapéuticas como última fase del tratamiento, son un ejemplo de este tipo de prevención.

Es importante entender que no todos los consumos de drogas deben pasar por las etapas secundaria y terciaria de prevención. En muchos casos en los cuales los consumos no son abusivos o no generaron dependencia y/o en los que las redes familiares y/o afectivas están consolidadas, no es necesaria la etapa de rehabilitación o de reinserción social.

____________________________________________________________________________________________

  1. Organización Panamericana de la Salud. Estrategia sobre el consumo de sustancias psicoactivas y la salud pública [Internet]. 50.º Consejo Directivo de la OPS, 62.ª sesión del Comité Regional de la OMS para las Américas; del 27 de septiembre al 1 de octubre del 2010; Washington (DC), Estados Unidos. Washington (DC): OPS; 2009 (documento CD50/18, Rev. 1) [consultado el 24 de marzo del 2011]. Se puede encontrar en: http://www1.paho.org/hq/dmdocuments/2010/CD50-18-s.pdf
  1. Para mayor información se puede consultar la Estrategia Hemisférica sobre Drogas en la página web de la CICAD [consultada el 24 de marzo del 2011]. Se puede encontrar en: http://www.cicad.oas.org/Main/Template.asp?File=/main/aboutcicad/basicdocuments/strategy_2010_spa.asp.
  1. OEA/Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas CICAD, [Internet], Quincuagésimo tercer período ordinario de sesiones, del 20 al 22 de mayo de 2013 Washington(DC), Estados Unidos, CICAD/doc.2020/13[Consultado el 15 de mayo de 2013], se puede encontrar en:  http://www.oas.org/cicaddocs/document.aspx?Id=2206

______________________________________________________________________________________________

                                                                                             

                                                                                           PRIORIDADES DEL ICAD

 

  1. Fortalecimiento institucional del ICAD a fin de mejorar la capacidad técnica de respuesta ante la problemática de la adicción del alcohol y otras drogas.
  2. Facilitar el acceso de la población a los servicios que prestan las diversas instituciones y organizaciones públicas y privadas en el tema de prevención, tratamiento y rehabilitación y reinserción social.
  3. Contribuir al desarrollo de los procesos y herramientas gerenciales para la prestación de los Servicios en las distintas instituciones y organismos públicos y privados.
  4. Contribuir a garantizar la calidad en la atención en los establecimientos prestadores de servicios de tratamiento y rehabilitación de personas con adicción al alcohol y otras drogas, mediante la implementación de la Normativa 089.
  5. Desarrollar y fortalecer el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Adicciones que permita generar la evidencia, a fin de potenciar las capacidades en la toma de decisiones de actores sociales en beneficio del pueblo nicaragüense.

                                                                                         LINEAS DE ACTUACIÓN DEL ICAD

PREVENCIÒN UNIVERSAL (PRIMARIA):

 

Programa dirigido a personas, principalmente a l@s jóvenes que no consumen alcohol u otras drogas o que están iniciando el mismo mediante capacitaciones y actividades de sensibilización para incrementar la percepción del riesgo que conlleva el consumo de sustancias adictivas, en la comunidad y en los centros de estudios (MINED, INATEC, Universidades, Centros privados). En este tipo de prevención se realizan actividades, entre las que se pueden mencionar:

  • Charlas educativas en centros de estudio (colegios y universidades) y en la comunidad.
  • Actividades lúdicas.
  • Talleres de capacitación.
  • Medios de comunicación: reportaje, artículos, pagina WEB, boletín informativo, etc.
  • Campañas.

 

Charla de sensibilización a Estudiantes de secundaria

Charla de sensibilización a Estudiantes de secundaria

Charla de Sensibilización a Estudiantes en el Instituto Manuel Olivares del INATEC

Charla de Sensibilización a Estudiantes de Secundaria

PREVENCIÒN SELECTIVA (SECUNDARIA):

 

Beneficia a personas que consumen de forma problemática o abusan del alcohol u otras drogas, pero que aún no han desarrollado totalmente la enfermedad de la adicción. En este tipo de prevención se realizan actividades, entre las que se puede mencionar:

  • Psicoeducación
  • Entrevistas individuales
  • Consejería
  • Charlas vivenciales en las comunidades
  • Intervenciones breves
  • Línea de ayuda
  • Capacitación a organismos afines (MINSA, EJERCITO, MIFAN, Policía Nacional de Tránsito, MINED, INATEC y otras instituciones u organismos). 

 

Taller de Capacitación a Personal de Salud.

Taller de Capacitación a Personal de Salud.

Intervención a Infractores de la Ley de Transito.

Intervención a Infractores de la Ley de Transito.

PREVENCIÒN INDICADA (TERCIARIA):

 La población meta son las personas que ya están presentando dependencia hacia estas sustancias adictivas. Las acciones están orientadas al tratamiento y rehabilitación de sus adicciones. En vista de que el Estado no cuenta con Establecimientos especializados en Rehabilitación de personas adictas, se establecen Alianzas con otros actores sociales para garantizar la Atención en Centros de Rehabilitación, en la modalidad de comunidad terapéutica o en programas de tratamiento ambulatorio, grupos de autoayuda y otros programas. En este tipo de prevención se realizan actividades, entre las que se pueden mencionar:

  • Captación de casos o de personas con adicciones
  • Línea de ayuda
  • Consejería
  • Intervenciones breves
  • Charlas vivenciales en centros de rehabilitación
  • Tratamiento de las crisis, en coordinación con las Unidades de Salud del MINSA.
Intervención a Pacientes en Rehabilitación

Intervención a Pacientes en Rehabilitación

Charla Vivencial a Pacientes en Rehabilitación

Charla Vivencial a Pacientes en Rehabilitación

Además, el ICAD funge como facilitador para la reinserción sociolaboral de las personas que han cumplido su rehabilitación de adicciones, mediante la coordinación con otras instituciones del Estado y Organismos afines, como las Universidades y el INATEC que permiten la oportunidad de capacitarse en carreras Técnicas y Profesionales para la obtención de un empleo.

No podemos dejar de referirnos a las familias con problemas de adicciones que se beneficien directamente de la atención y rehabilitación de su familiar, acompañándole en su proceso de recuperación, restituyéndose su derecho a una vida plena, en paz, armonía y con amor.

Para poder lograr este fortalecimiento institucional e incrementar la capacidad de respuesta de nuestro GRUN, se hace necesario contar con el financiamiento adecuado y así poder contribuir a disminuir el sufrimiento, tribulación, amargura y traumas psicológicos a familiares (madres, hijos, esposas, hermanos y amigos) de las personas que son atrapadas por la enfermedad de la adicción al alcohol y a otras drogas.

 

No Results Found

The page you requested could not be found. Try refining your search, or use the navigation above to locate the post.